RESILIENCIA: EJEMPLOS DE CINE

Nuestra vida esta sujeta a multitud de limitaciones, ya sea en el plano físico (somos este ser y no otro), el espacial (sólo podemos estar en un lugar cada vez), o el temporal (pertenecemos a este concreto periodo de la historia).

Somos nosotros mismos y nuestras circunstancias, pero gracias al cine podemos trascender nuestras barreras. El séptimo arte actúa como una ventana que nos permite transportarnos a otros mundos.

A través de sus fotogramas nos colamos en la intimidad ajena y observamos otras formas de vivir y sentir, gracias a las cuales expandimos nuestra mente, crecemos y nos volvemos un poquito más humanos.

“Ningún arte traspasa nuestra conciencia como el cine; sólo el cine toca directamente nuestros sentimientos hasta llegar a los oscuros recintos de nuestra alma” (Ingmar Bergman) 

“Ningún arte traspasa nuestra conciencia como el cine; sólo el cine toca directamente nuestros sentimientos hasta llegar a los oscuros recintos de nuestra alma” (Ingmar Bergman) 

 

CRECER EN LA ADVERSIDAD

Hay una fortaleza latente en todo ser humano que emerge cuando confluyen dos factores:

  1. una situación adversa que perturba la vida de la persona
  2. la decisión de hacer lo necesario para mejorar el estado de cosas, lo cual requiere de adaptación y aprendizaje.

A esta fortaleza la conocemos como RESILIENCIA.

La adversidad puede adoptar muy diversas formas -desde un conflicto interno personal hasta un percance que viene de fuera-, y a veces el margen de acción que nos deja para modificar lo sucedido es muy escaso o nulo. Entonces el trabajo habrá de dirigirse hacia uno mismo. Así sucede en las películas que traemos hoy: “Room”, “Alma salvaje” y “De óxido y hueso”.

(Aviso: se desvelan ciertos aspectos de la trama, aunque no más que en los trailers)

En la primera película de la que vamos a hablar, “Room”, tomamos contacto con Joy, una chica que vive secuestrada en una pequeña habitación desde hace años. A continuación, en “Alma Salvaje”, conocemos a Cherryl, una joven cuya madre ha muerto a causa de un cáncer. Y para terminar, observamos cómo Stephanie, en “De óxido y hueso”, trata de recomponerse tras el accidente que la ha dejado sin piernas.

Las tres son personas muy diferentes entre sí que comparten algo en común: la pérdida. Joy pierde la libertad, Cherryl a su madre (y con ello a sí misma) y por último, Stephanie, las piernas.

Todas ellas se ven súbitamente golpeadas por la tragedia y entonces han de decidir: ¿apuesto por la vida o no?.

Lo que nos interesa en este post es descubrir qué actitudes adoptan frente a esa adversidad, qué aprenden, a qué deciden dar prioridad a partir de ahora... o qué resuelven soltar...

Queremos acompañarlas en su viaje desde la pérdida hasta el reencuentro. Ver cómo se enfrentan a su fragilidad, carencias y miedos, y también cómo sacan una fuerza que ni ellas siquiera sabían que tenían, la resiliencia, ese alucinante empuje que surge cuando todo parece estar perdido.

 

“ROOM”: PÉRDIDA DE LA LIBERTAD

“La libertad proviene de aceptar las inevitabilidades de la vida y trabajar con ellas en lugar de combatirlas” (Epicteto)

 

¿Qué adversidad sucede?

Room nos transporta al microcosmos del pequeño Jack, un mundo que se circunscribe a las cuatro paredes en las que él y su madre Joy (Ma) viven secuestrados. Allí no hay más que lo necesario para sobrevivir, aún así Joy se las apaña para que su hijo crezca feliz.

 

¿Qué aprende Joy?

Nuestra protagonista aprende que no puede controlar lo que ha sucedido. Que no puede salir de esa habitación. Pero lo que sí está en su mano hacer es asegurarse de que la infancia de Jack sea la mejor posible. Para ello sacará fuerzas de flaqueza cada mañana y dedicará el día a enseñarle cosas, jugar con él, encargarse de que haga ejercicio, contarle cuentos que le transporten a otros lugares... De manera parecida a Guido, en “La vida es bella”, Joy creará un paradigma nuevo para Jack, un universo en miniatura en el que pueda crecer alegre y seguro en medio de la tragedia.

 

La persona resiliente...

  1. Aprende a adaptarse al entorno y a la situación. Si su margen de acción es escaso entonces trabaja sobre sí misma, sobre su forma de pensar y sentir respecto a lo que está sucediendo para que ésta sea la mejor posible y la coloque en un buen estado de ánimo desde el que poder disponer de todos sus recursos
  2. Se centra en su círculo de acción, en lugar de su círculo de preocupación. Se plantea “qué puedo hacer”, en lugar de “por qué me ha pasado esto”
  3. Crea el mejor marco posible, da a la situación un barniz optimista, sin por ello perder de vista la realidad
  4. Tiene fe en las posibilidades. Mantiene la esperanza, pese a que la situación parezca sin salida
  5. Sabe manejar sus emociones: se da cuenta de que son mensajes que le avisan de que algo no funciona y que necesita ser revisado o cambiado. Las permite ser, sin juzgarlas, aprende lo que tienen que transmitirle y luego las deja ir
  6. Sabe cuidarse, para estar en condiciones de ofrecer lo mejor de sí misma a los demás
  7. Persiste: cada vez que las cosas no salen, se pregunta qué modificaciones son necesarias y vuelve a intentarlo de nuevo

 

“ALMA SALVAJE”: PÉRDIDA DE UNO MISMO

 

¿Qué adversidad sucede?

Cherryl es una universitaria cuya madre, Bobbi, no parece alcanzar sus expectativas. Un día a Bobbi le detectan un cáncer y poco después muere. A partir de entonces Cherryl se verá sumida en un dolor insoportable del que tratará de evadirse a través de las drogas o el sexo compulsivo.

Finalmente un día la cubierta de un libro que habla sobre el PCT, el Sendero de la Cresta del Pacífico, captará su atención. Se trata de una ruta larguísima que comienza en la frontera de México con EEUU y termina en Canadá, atravesando el árido desierto de Mojave hasta llegar al “Puente de los Dioses”. Cherryl se echará entonces una mochila a la espalda y se pondrá a caminar.

 

¿Qué le enseña el Sendero a Cherryl?

El largo y silencioso sendero le ofrece todo el tiempo que necesita para reflexionar y, al mismo tiempo, para vaciar su mente de lo innecesario.

Si al comienzo de la película la vemos cargar con una inmensa mochila cuyo peso apenas puede levantar (alegoría de su inmensa culpa), a medida que el tiempo pasa observamos cómo cada vez camina más ligera. Aprende a reconciliarse con el pasado, a soltar lastre (abandona la culpa asi como la necesidad de control) y a dejar que su vida fluya.

 

“No hay forma de saber qué provoca una reacción y no otra... qué lleva a qué... qué destruye qué... o qué hace florecer qué... o morir... o tomar otro rumbo... ¿Y si me perdono a mí misma?”

La persona resiliente...

  1. Aprende a ver las cosas en perspectiva, a tener amplitud mental
  2. Aprende a perdonar y perdonarse
  3. Aprende a liberarse de la culpa y la necesidad de control
  4. Aprende a ser débil, para poder después ser de verdad fuerte
  5. Aprende a priorizar y a ser ecológica: ¿esto es importante? ¿lo necesito o puedo prescindir de ello?

 

En este otro post  (PINCHA AQUI) puedes encontrar un resumen de “Alma salvaje” asi como del libro “Cosas que los nietos deberían saber”de Mark Oliver Everett, otro gran resiliente, cuya vida puede inspirarte.

 

“DE ÓXIDO Y HUESO”: PÉRDIDA DE LAS PIERNAS

"Asóciate con personas que saquen lo mejor de ti mismo. Cualquier persona con la que te relaciones puede tener efectos sobre tu destino” (Epicteto)

 

¿Qué adversidad sucede?

A Stephanie le apasiona su trabajo como domadora de orcas en el acuario Marineland, pero un día la función sale mal y sufre un accidente que la deja sin ambas piernas. Los meses siguientes serán de rehabilitación y reajuste a sus nuevas circunstancias.

 

¿Qué aprende Stephanie?

Cansada de su aislamiento, Stephanie decide llamar a Ali, un hombre que conoció poco antes de su accidente. Un tipo primitivo y hermético, que sobrevive como puede y para quien las disquisiciones filosóficas no son su fuerte. Aunque a priori no parece la persona más indicada a quien dirigirse en busca de ayuda, al final resulta ser la mejor que Stephanie podía haber encontrado.

A su manera, tosca y carente de tacto (en coherencia con su naturaleza animal), Ali va tirando de Stephanie hacia arriba, de vuelta a la vida. Y lo hace a través de los pequeños placeres cotidianos: un chapuzón en el mar, una tarde de sexo... Jamás trata a Stephanie como una mujer desvalida o necesitada, sino como trataría a cualquier otra persona, y es precisamente esa naturalidad con la que se relacionan la que promueve su rápida recuperación.

 

La persona resiliente...

  1. Hace las paces con la realidad
  2. Sabe pedir ayuda y aceptarla. Busca redes de apoyo y se relaciona
  3. Encuentra su propio sentido de la vida. Busca nuevas formas de satisfacción
  4. Sabe disfrutar de los placeres cotidianos de la vida
  5. Tiene sentido del humor

 

Y SI QUIERES SABER MÁS SOBRE RESILIENCIA...

 

UNA CANCIÓN: “Resistiré” (Duo Dinámico)

UN CORTO: “La oveja pelada” (PIXAR)

UN LIBRO: “Cosas que los nietos deberían saber” Mark Oliver Everett

OTRAS PELÍCULAS QUE TE RECOMENDAMOS:

  • “El  renacido”
  • “Gravity”
  • “127 horas”
  •  “Gattaca”