SIETE PASOS PARA SENTIRTE CÓMODO/A HACIENDO NETWORKING

Se te antoja difícil empezar una nueva carrera profesional, en un sector profesional nuevo donde no tienes contactos y en un momento económico y social donde hay mucha oferta, donde muchísimas personas, como tú, se están atreviendo a salir al mercado con una propuesta propia. El tener que diferenciarse del resto ha hecho que las personas que arrancan un negocio o una marca personal se las ingenien para ser competitivas, a base de especializarse, incorporar un valor añadido a su producto o establecer sinergias con otros emprendedores que hagan más interesante lo que, de manera individual, ofrecen. La creatividad y riqueza de opciones ha aumentado.

Y ahí estás tú, con tus ganas de dedicarte a eso que te hace tan feliz, y tus dudas sobre cómo hacerte un hueco.

Estás apuntado/a a los numerosos grupos de Meetup sobre emprendimiento, a tu buzón de correo llegan las convocatorias de talleres gratuitos para emprendedores que ofrece el Ayuntamiento de Madrid, sigues por facebook y Twiter a los coworkings más potentes de tu ciudad que ofertan encuentros de emprendedores y a las ferias y markets que te interesan… Ya solo te queda salir de tu cueva y relacionarte.

Ahora toca darte a conocer, ampliar tu red de contactos. Y para ello no queda otra que ser proactivo/a y dejar de esperar a que el azar o el universo te vayan proveyendo de potenciales clientes o profesionales con los que colaborar. Tienes que salir a buscarlos. 

 

CINCO VENTAJAS DE ACUDIR A UN ENCUENTRO DE EMPRENDEDORES

 

  1. Harás contactos profesionales y aumentarás tu visibilidad.

  2. Desmitificarás muchos de los miedos y preocupaciones que tienes al compartir tu experiencia y observar la similitud con otros.

  3. Aumentará tu creatividad fruto de conocer proyectos fuera de tu alcance habitual.

  4. En caso de que sientas que tienes bloqueos con tu proyecto pero no los identificas, el exponerte, el tener que dar forma a tu idea ante unos ojos neutros te dará claves de qué te ocurre (inseguridad, miedo al fracaso, miedo al éxito, etcétera).

  5. Practicarás, en un entorno seguro, con otras personas en tu misma situación, cómo presentarte y exteriorizar tu idea de negocio, clave para, en un futuro, presentarte a tus clientes de una manera sólida y fiable.

 

Vences la pereza, la vergüenza y la falta de energía y decides que quieres acudir a un encuentro de emprendedores de los tantísimos que existen. Y a ver qué pasa.

El éxito de un encuentro de esta clase es compartido. No todo está en tu mano, por supuesto, aunque bastante sí. La otra parte de responsabilidad la tiene la persona que lo dirige, que tiene que procurar un clima de distensión, de cercanía y confianza para generar el que desconocidos se sientan cómodos para hablar entre sí, teniendo en cuenta lo forzado del encuentro. El sentido del humor, la sinceridad, la cercanía y la humildad ayudan a que saquemos el mayor provecho de la ocasión y aprovechemos las arriba citadas ventajas de estos networkings.

Ten presentes los pasos que a continuación te doy y a por ello. Recuerda que el emprendimiento es una carrera de fondo, que lo interesante es "hacer" de manera constante, aunque sea poco, pero moverte y no perder la esperanza ni la perspectiva de tu objetivo. ¡¡Muchos ánimos y a por ello!!

 

SIETE PASOS PARA SENTIRTE CÓMODO/A HACIENDO NETWORKING (Y CONSEGUIR LAS CINCO VENTAJAS)

 

1) Prepárate un guión mental

Te ayudará a presentarte, a saber para qué acudes al encuentro, qué esperas encontrar. Ensaya en casa cómo te presentarías, pero no te aferres demasiado a esto, pues podría cortar tu espontaneidad y sinceridad. Simplemente es una ayuda para tener las cosas claras y así poder ayudar al resto a que sepan qué ofreces y si pueden tenerte en cuenta en el futuro.

 

2) Identifica cómo te encuentras 

A todos/as nos cuestan las situaciones nuevas, que desconocemos. Si es la primera vez que acudes es normal que te sientas incómodo/a a pesar de estar interesado/a y haber elegido estar ahí. Respira profundamente y reconoce ante ti cómo te encuentras (avergonzado/a, apesadumbrado/a, excitado/a, inquieto/a, desconfiado/a…). El hecho de reconocer tu estado de ánimo aflojará esa sensación y te permitirá participar en el encuentro de una manera realista, acorde a tu sentir actual.

 

3) No te fuerces

Cada uno/a tenemos nuestro ritmo. Si necesitas un poco de tiempo para aclimatarte puedes retirarte de las dinámicas temporalmente o sentarte un poco más atrás. Si por el contrario, necesitas sentirte parte del grupo enseguida, permítete hacerte notar, destacar y seducir con tus herramientas. Haz lo que necesites para sentirte cómodo/a y poder relacionarte con el resto desde la tranquilidad.

 

4) Preséntate con sinceridad y naturalidad

En las dinámicas de presentación de este tipo de encuentros se suele trabajar por parejas, para que ambas personas se conozcan en un breve espacio de tiempo. No hay nada más desagradable que tratar de ser lo que uno/a no es. Y es desagradable para ambas partes, para ti, que en el fondo te estás negando, y para la otra persona, que, si tiene las antenas bien puestas (como indico en el punto siguiente), se dará cuenta de que hay algo que no cuadra (nuestro lenguaje corporal, nuestras expresiones y coletillas hablan de nosotros, a veces dando más información que nuestras palabras). Por ejemplo, si te gustaría vivir de tus pinturas pero no te sientes legítimo/a y aún no vendiste nada podrías presentarte diciendo que quieres hacerte un hueco, que tienes talento pero que el no tener contactos dificulta el entrar en ese mercado.

 

5) Escucha a la otra persona activamente

Ya te has presentado de una forma clara y concreta. Ahora te toca escuchar con toda la atención puesta en la otra persona. Atenderemos a su tono, sus gestos, sus palabras, su mirada. De una manera activa, no reactiva. Es decir, permitimos el espacio para que se exprese sin necesidad de interrumpir para añadir un dato de valor nuestro (aunque eso no quiere decir que cedamos nuestro espacio a la otra persona… puede que esa persona esté en modo reactivo frente a su propia inseguridad, y hable y hable de lo suyo para sentirse mejor, sin respetar los tiempos y convirtiendo el intercambio en un monólogo… no tienes por qué aceptar eso y en ese caso es aconsejable interrumpir).

 

6) Quédate con quien hayas sentido feeling

Has conocido a muchas personas y proyectos, pero no se conecta emocionalmente con todas. Toma nota de las personas con las que te hayas sentido cómodo/a hablando, que te gusten sus propuestas y cómo se expresaron. Personas afines a ti. No se trata de salir con los bolsillos llenos de tarjetas sino de hacer contactos de calidad, con personas con las que sientes que te gustaría trabajar. Por afinidad, no por seducción y/o admiración.

 

7) Crea un diario de Encuentros

A posteriori, ya en tu casa, registra la experiencia vivida, cómo te has sentido, qué esperabas conseguir, qué contactos has hecho, qué aspectos te atraían más de las personas con las que te gustaría trabajar, qué aspectos eran los menos atractivos que hicieron que no te interesaras por el trabajo de otras. Esto te permitirá, además de hacerte con una base de datos de potenciales colaboradores, analizar la utilidad de estos encuentros y sacarle el mayor rendimiento si decides seguir con ellos. Cada vez te sentirás más cómodo/a en ellos, tus energías se centrarán en conseguir lo que has ido a buscar, sabrás qué quieres obtener y qué quieres ofrecer y por tanto, serás más certero/a a la hora de expresarte, de reconocer quién te puede ayudar y a quién le puede interesar tu proyecto.